004. BREVE HISTORIA DEL PUERTO DE ALGECIRAS (y II)

1 06 2009

puerto_pacogallardo1_algeciras

Fotografía del puerto de Algeciras, desde el Balcón del Suicida. (Foto Paco Gallardo).

Durante los años treinta destacan la prolongación del que luego sería el muelle pesquero, la construcción de un embarcadero en el lugar donde hasta 1928 había estado el primitivo muelle de madera y la ya comentada finalización del Dique Norte.

La aparición de una flota pesquera a motor y de mayor envergadura que los anteriores pequeños pesqueros a vela hizo necesaria la construcción de unas instalaciones específicas para esta actividad. Era un muelle que se iniciaba en el muelle de la Galera y que discurría en dirección norte, paralelamente a la costa con unos 200 metros.

En 1933 las instalaciones portuarias recibieron la visita del Presidente de la República Española D. Niceto Alcalá Zamora.

Durante la Guerra Civil cabe destacar la llegada a nuestro puerto del llamado Convoy de la Victoria al mando del General Franco, y también el bombardeo sufrido por la ciudad por parte del acorazado republicano Jaime I, después de haber hundido al cañonero Dato que se encontraba fondeado en la bahía.

Durante los años cuarenta no fueron necesarias grandes obras, ya que las instalaciones existentes eran suficientes para los tráficos de pasajeros, pesca y mercancías, en concreto el corcho. En esta década solo cabe destacar la reforma de la Estación Marítima en 1947.

pa1

La Marina, el curso bajo del río de la Miel y la entrada al puerto en 1943

Es a partir de la década de los cincuenta cuando se comienzan importantes proyectos de obras en nuestro puerto con el objeto de aprovechar su situación geográfica para convertirlo en la gran encrucijada de mercancías entre el Mediterráneo y el Atlántico y de pasajeros entre Europa y África. Estos proyectos se modificarían en varias ocasiones dando lugar a nuevas instalaciones y a instalaciones inconclusas como el llamado “muelle de la peseta” en el actual muelle de la Isla Verde.

En 1951 se inauguran las nuevas instalaciones de la Junta de Obras del Puerto. También se inicia la construcción del paseo marítimo.

pa2

Entrada al Puerto de Algeciras a finales de los años cincuenta

En los sesenta, el puerto, y en general la Bahía de Algeciras, inician el gran salto que las convertirían en el primer puerto español por un lado y en el primer polo industrial de Andalucía por otro. La creación del Plan de Desarrollo del Campo de Gibraltar en 1965 fue la principal causante del inicio de esta importante evolución. En lo que respecta a las instalaciones portuarias se rellena la dársena de Villanueva, uniendo este antiguo muelle a la ciudad y se amplía el muelle de la Galera, así como se inician las obras del muelle de Isla Verde, que más tarde se convertiría en la primera terminal de contenedores del puerto algecireño. En 1966 se construye una nueva Estación Marítima y posteriormente se instalan nuevos atraques para transbordadores, debido al considerable aumento del tráfico de pasajeros con Ceuta y Tánger que se había triplicado entre 1965 y 1970. Es a partir de este último año cuando se inician de manera organizada lo que actualmente constituye la Operación Paso del Estrecho de tránsito de emigrantes norteafricanos. A partir de 1967 el puerto pasa a denominarse Puerto de Algeciras-La Línea.

En el plano industrial ya se encuentran las instalaciones de CAMPSA en la Isla Verde a la vez que se instalan empresas como Acerinox (1971), Cepsa (1969), Petresa (1970) y otras más en la bahía algecireña.

pa3

Vista del Puerto en 1964

La década de los setenta fue la de los contenedores. El inicio de su tráfico allá por 1971 se convierte a partir de 1974 en uno de los principales motores de nuestro puerto. Entre 1975 y 1980 se pasa de 20000 unidades a 140000. El muelle de Isla Verde, convertido en la terminal de contenedores Sabas Marín, se puebla de enormes grúas para la carga y descarga de los contenedores de los grandes buques de la multinacional Sea-Land. Como dato comparativo, podemos destacar que en el año 2004 Algeciras es el primer puerto español y el séptimo de Europa en este tipo de tráfico, con aproximadamente dos millones de contenedores. En 1970 se habían inaugurado las nuevas instalaciones de la lonja y la fábrica de hielo y poco después, en 1972, se remodela la zona de La Marina con el ajardinamiento y creación de nuevos accesos al puerto. Mientras tanto, continuaba el aumento de los tráficos de pasajeros, avituallamiento y mercancía general. Los trasatlánticos de la compañía “Italian Line” como el Michelangelo y el Rafaelo hacen escala en nuestro puerto en su travesía entre Italia y Estados Unidos, así como los más modestos españoles J.J. Sister y Manuel Soto en sus recorridos entre Barcelona y las Islas Canarias.

En el inicio de los años ochenta se concluyen las instalaciones del muelle de Isla Verde. También se inicia la construcción del muelle del Navío donde se instala a partir de 1986 la multinacional danesa de contenedores Maersk. Estas nuevas instalaciones han ido aumentando de tamaño con sucesivas ampliaciones desde entonces, dando lugar actualmente a la zona mayor y más importante de nuestro puerto. En 1983 se construye un gran aparcamiento de varias plantas junto a la Estación Marítima. El aumento de la Operación Tránsito hace necesario el relleno de una explanada junto al paseo marítimo que recibiría el nombre popular de Llano Amarillo. En 1989 se realiza la conexión ferroviaria entre la estación de la ciudad y el muelle de Isla Verde con un tramo subterráneo bajo la ciudad. A finales de la década y principios de los noventa se acometen las obras del acceso sur a las instalaciones portuarias con la ejecución del puente elevado en la antigua playa del Chorruelo y los nuevos viales desde el nudo del Saladillo hasta la nueva entrada al puerto. Este nuevo acceso tenía sentido ya que también se había realizado la unión interior por carretera entre Isla Verde y los muelles de la Galera y el Navío, rellenando la antigua dársena de embarcaciones menores.

pa4

Vista aérea del puerto y la ciudad de Algeciras en 1990

En 1991 se realiza una prolongación el Dique Norte para proteger las nuevas instalaciones del muelle del Navío.
En 1992 la antigua Junta de Obras del Puerto de Algeciras-La Línea se transforma en la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA).
En 1995 se inaugura el moderno edificio sede administrativa actual de la APBA y en 1998 la torre de Control de Tráfico. En los últimos años se han realizado importantes avances de infraestructuras: conclusión en el año 2000 de las instalaciones del muelle del Navío con el nombre de muelle Juan Carlos I, que el mismo monarca inauguró en junio de ese año. En 1999 se había puesto en servicio el acceso norte al puerto a través del puente Almanzor que conectaba el muelle Juan Carlos I con la zona norte de la ciudad y su salida hacia Málaga.

robe2

Bahía de Algeciras. A la izquierda el peñón de Gibraltar, a la derecha Algeciras y al fondo África

En el 2000 también se puso en servicio la nueva Estación Marítima en la que quedaba integrada la anterior, así como los nuevos atraques para ferrys y sus correspondientes andenes elevados para acceso del pasaje. A partir de 1995 se inició la construcción del muelle de embarcaciones deportivas y menores en la dársena del Saladillo, zona a la que se trasladó el Real Club Náutico de Algeciras. Estas nuevas instalaciones portuarias se encuentran actualmente en proceso de urbanización y a la espera de la ejecución de zonas comerciales y de ocio. Por último, y actualmente en ejecución, se encuentran las instalaciones exteriores de Isla Verde y en proyecto el dique este para la protección de las mismas. (Textos: Roberto Godino).



003. FUILLERAT. Entre Algeciras y El Puerto.

31 05 2009

fuillerat_001_algecirasJosé Luis Fernández Fuillerat, nació en los Callejones Escopeteros, el 14 de noviembre de 1964, hijo de José Luis (ya fallecido) y de Ana María, siendo bautizado en El Carmen. Por circunstancias familiares se fueron a vivir a Madrid cuando José Luis contaba con cuatro años, en 1968, aunque no dejaría de volver por su tierra todos los veranos y en otras fechas señaladas, tal y como sigue ocurriendo en la actualidad: los fines de semana, siempre que puede, vuelve a respirar la salinidad del aire del Estrecho y a notar la fuerza de las corrientes marinas que lo cruzan. En Madrid estudió en el colegio Luis Vives y más tarde en el Instituto “Matemático Puig Adán”.

LA MARINA TE LLAMA.
Viendo en televisión el anuncio “Muchacho, la Marina te llama” decidió enrolarse como profesional en el ejercito de mar, como Especialista de Sistemas de Armas Navales en 1982, con 17 años, cuando Marruecos iniciaba el reclamo oficial por la soberanía de Ceuta y Melilla y otras islas deshabitadas como la Isla Perejil. Se celebraba en España el Mundial de Fútbol, con “Naranjito” de mascota y nuestro País se incorporaba a la OTAN. Además moría asesinado por ETA Victor Lago, jefe de la División Acorazada Brunete, perteneciente al Ejército de Tierra. Felipe González accedía a la presidencia del gobierno de España. Se estrenaba en el cine “Demonios en el Jardín” de Gutiérrez Aragón. Ese año, también, se creaba la empresa Adobe Systems Incorporated.

la_marina_te_llama_algeciras

Cartel de enganche de la Armada Española, para Especialistas. 1982.

Así, volverá a la provincia de Cádiz estudiando en la Escuela Nava de la Marina en San Fernando. Luego lo destinan a la Fragata Andalucía, Baleares y de nuevo a la Andalucía, con base en el puerto de El Ferroll (que ya no era del Caudillo). Allí estaba como Técnico de Sistemas de Armas, Especialista en Sistemas de Dirección de Tiro. La informática hacía tiempo que había llegado a los barcos de la Armada Española. Y estudia dentro de ésta un Curso de Informática de Gestión, que finaliza en Madrid. El destino, de nuevo la provincia de Cádiz, la Base Naval Conjunta de Rota en el año 1990.

Cuando es destinado a Rota se instala a vivir en El Puerto de Santa María a partir de 1990, donde echa raíces variadas –tiene dos hijas Paula y Marina–, pero sin dejar de desplazarse, en cuanto tiene ocasión, a su Algeciras natal. Tiene dos hijas.

EMPRESARIO DE INFORMÁTICA.

Su relación con la Armada finaliza en el año 2003 y, como tenía inquietudes empresariales, en 2004 compra la empresa Adip Informática Pymes, que venía funcionando en la ciudad porteña, trabajando en su expansión: tiene delegaciones abiertas, además de en El Puerto, en Algeciras, San Fernando y Madrid, dando servicios a toda Andalucía.

fuillerat_02_algeciras

De izquierda a derecha, Francisco Ferradans, Director Comercial del Grupo Joly, José Fernández, Director del Restaurante ‘Bar Jamón’, Asís Gómez, Directora Comercial del Casino Bahía de Cádiz y José Luis Fernández Fuillerat, en un acto del periódico Europa Sur, del Grupo Joly. (Foto Fito C.)

La empresa de José Luis se ha especializado en programas de gestión de elaboración propia: Notarías, Registros de la Propiedad, trabajando en otros segmentos empresariales: Redes Informáticas y Telecomunicaciones, Transmisión y Recepción de Datos. Centro de Datos y alojando servidores con canal de datos propios. Sistemas de Control de Accesos. Tele Tiendas. Portales de Internet y todo tipo de servicios informáticos para la pequeña y mediana empresa, y como dicen, para la tienda de la esquina o el usuario de a pié. Cuentan con un Centro de Formación propio. Su compañía, que emplea a diez operarios, es líder en implantación, distribución y comercialización de los sistemas informáticos de hostelería Maitre 2000 y 2006, así como de la PDA específica para hostelería ultrapda.es.

fuillerat_003_algeciras

José Luis, impartiendo un curso sobre redes informáticas y programas de gestión.

INDRA Y EUROCOPTER ESPAÑA.
La empresa de José Luis trabaja como subcontratada para las compañía Indra y Eurocopter España, adjudicatarias de un contrato de la agencia NAMSA, de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que implantará sistemas de autoprotección en 23 helicópteros de transporte Cougar y Chinook del ejército español.

eurocopter_algeciras

El sistema se encarga de explorar el espectro radioeléctrico para detectar e identificar la presencia de posibles amenazas, entre las que figuran los proyectiles portátiles tierra-aire, comúnmente denominados ‘manpads’ y, para ello, se utilizan las últimas tecnologías de recepción digital y algoritmos de proceso, que permiten identificar amenazas en entornos complejos. Una vez detectada la amenaza, el sistema desarrollado por Indra activa automáticamente distintas contramedidas que distraen el sistema de guía que emplea el proyectil. Este tipo de equipamiento es un elemento fundamental para la seguridad de los helicópteros de transporte, que se despliegan en los escenarios de operaciones en los que el Ejército desempeña actualmente misiones. Además de los sistemas con que se dotan a los helicópteros, la empresa multinacional española suministrará los sistemas de apoyo en tierra, que permiten preparar adecuadamente la misión.



002. BREVE HISTORIA DEL PUERTO DE ALGECIRAS (I)

28 05 2009

puertodealgeciras_salvitos

Puerto de Algeciras de noche. (Foto: Salvito’s).

Desde mediados del siglo XIX, la nueva Algeciras surgida en 1704 vio la necesidad de construir unas instalaciones portuarias que permitieran el comercio y la apertura de nuevas vías. 

Desde 1842 fueron varias las comisiones que surgieron en el Ayuntamiento de la ciudad con el objetivo de elaborar un puerto marítimo. Las gestiones fueron realizadas ante la Junta Provincial e, incluso, ante el Gobierno de la nación sin lograr los objetivos deseados.

No fue hasta 1887 cuando se construyó un muelle de mampostería, que posteriormente sería denominado Muelle Viejo. Este muelle se encontraba situado en la margen izquierda de la desembocadura del río de la Miel. A partir de ese momento comienza el crecimiento de las actividades portuarias algecireñas. En esa época eran las comunicaciones con Gibraltar y Ceuta, así como el corcho y la pesca, las principales actividades económicas del puerto.

cca1

(Imagen del Muelle viejo a principios del siglo XX). La llegada del ferrocarril en 1892, a través de la Compañía del Ferrocarril Algeciras-Bobadilla, de capital británico, supondría el definitivo despegue de nuestro puerto. La misma compañía construiría en 1893 un puente de hierro que permitía la llegada del tren hasta la orilla derecha de la desembocadura del río de la Miel donde sería construido un muelle de madera que fue inaugurado en 1894. Hasta este muelle, que se adentraba unos 100 metros en el mar, llegaba el ferrocarril para enlazar con los vapores que desde allí zarpaban a Gibraltar. Ambos muelles, el viejo y el de madera, permitían las actividades portuarias tanto para el pasaje como para las mercancías.

cca2

Imagen de los dos muelles: en primer término el viejo y detrás el de madera. Entre ambos se encontraba la desembocadura del río de la Miel. Al fondo se observa la Isla Verde.

La Compañía inglesa del Ferrocarril pidió permiso para sustituir el muelle de madera de su propiedad por otro de mampostería y de mayor tamaño que permitiera asumir el crecimiento de los tráficos en el puerto. Ante el peligro de que el puerto algecireño estuviese en manos de capital británico al igual que estaba bajo su soberanía el otro puerto de la bahía, el de Gibraltar, es por lo que se crea por Real Orden de 10 de agosto 1906 la Junta de Obras del Puerto de Algeciras, cuyo primer presidente fue D. Francisco Vicente Montero Riera. Obviamente, la celebración durante los primeros meses de ese año de la Conferencia Internacional sobre Marruecos en Algeciras contribuyó al reconocimiento por parte de las autoridades nacionales de la necesidad de impulsar las instalaciones portuarias en nuestra ciudad. La base del proyecto para el futuro puerto algecireño sería el que en 1854 había remitido a Madrid y que contemplaba un gran muelle en la margen izquierda de la desembocadura del río, justo donde se encontraba el muelle viejo. Esta obra se iniciaría con la colocación de la primera piedra en mayo de 1913 por parte del Ministro de Fomento D. Miguel Villanueva. Sería denominado muelle de Alfonso XIII, siendo también conocido como muelle de la Galera.

A partir de ese momento se irían sucediendo las obras de ampliación de las incipientes instalaciones portuarias de Algeciras. Se construyeron: el muelle y la dársena de Villanueva en 1916, el Dique Norte entre 1921 y 1932, el ensanche del muelle de la Galera en 1923, el puente de la Isla Verde y el ramal de ferrocarril desde el Saladillo hasta la Galera en 1926, el edificio de Sanidad Exterior y la Estación Marítima en 1928. En este último año sería demolido el inicial muelle de madera debido al mal estado en que se encontraba después de treinta y cuatro años desde su construcción.

cca3

(Estación Marítima construida en 1928).

Mención especial tiene la construcción del rompeolas de Isla Verde o Dique Norte. Esta gran obra de ingeniería tuvo lugar entre 1921 y 1932 y para ello se necesitaron dos enormes grúas, la Goliat y la Titán, que permitieron el transporte y la colocación de grandes bloques de hormigón y piedra de hasta 45 toneladas. Se utilizó material de la cantera de los Guijos, en las afueras de la ciudad, desde donde trenes de vagonetas trasladaban el material hasta la playa del Saladillo, las inmediaciones de la obra. La construcción del puente de la Isla Verde en 1926 sustituyó la utilización de gabarras y barcazas para trasladar el material hasta el lugar de construcción del dique.

cca4

Instalaciones portuarias en 1927. Se observa el muelle principal, el de la Galera, y el inicio del muelle de Villanueva que se extiende hacia la izquierda de la fotografía. Al otro lado de la desembocadura se ve el muelle de madera. Al fondo se pueden ver las obras del Dique Norte que partía de la Isla Verde y en cuyo extremo se encuentra la grúa Titán. También se observa el puente de la Isla Verde, construido el año anterior a la realización de esta fotografía.

Durante este periodo sucedieron dos fenómenos naturales que incidieron sobre las instalaciones portuarias. En 1920 una riada dañó el Puente de la Conferencia, construido entre 1905 y 1906 con ocasión de la celebración de la Conferencia sobre Marruecos. Por ese motivo, en 1926, tuvo lugar la demolición del puente y la construcción de uno nuevo en el mismo lugar, que sería conocido con el mismo nombre que el anterior. Así mismo, en 1925, en el mes de marzo, un gran temporal azotó la ciudad provocando daños en el muelle de Villanueva y en las obras del muelle de la Galera y del Dique Norte.

cca5

Imagen de una ola de más de diez metros rompiendo contra el muelle de Villanueva del Puerto de Algeciras. Este temporal que azotó la ciudad en marzo de 1925 demostró lo necesario que era el rompeolas que partiendo de la Isla Verde y con dirección norte se estaba comenzando a construir.

(Texto: Roberto Godino).

 



001. PACO DE LUCÍA. Algeciras hecha guitarra.

26 05 2009

Paco de Lucía, nombre artístico de Francisco Sánchez Gómez, nacido en nuestra ciudad el 21 de diciembre de 1947, está considerado como el guitarrista flamenco de mayor prestigio internacional. Nació en el barrio de La Bajadilla , un barrio popular y predominantemente gitano. La calle, pues, y el ser hijo y hermano de músicos, lo familiarizaron con el flamenco desde su más tierna infancia.

De su padre, Antonio Sánchez Pecino, quien se ganaba mal la vida como vendedor ambulante de telas durante el día y por la noche tocaba la bandurria en los bailes de pueblo, y de su hermano mayor, Ramón de Algeciras, aprendió los primeros rasgueos, y a los seis años comenzó a estudiar guitarra «en serio», e incluso su madre, Luzía Gomes Gonçalves, una portuguesa de Monte Gordo acostumbrada a la vez a la pobreza de su familia numerosa y a la vena artística de sus miembros, lo veía más como una inversión de futuro que como un perjuicio.

A Paco, que, al igual que el resto de sus hermanos Ramón, María Lucía, Pepe y Antonio, muy pronto tuvo que buscar trabajo y llevar un sueldo a casa, le costó superar su falta de instrucción, pero cuando tuvo que buscarse un nombre artístico no dudó en apellidarlo con el nombre de su madre. (biografíasyvidas.com).

DOCTOR HONORIS CAUSA.

En la noche del viernes, 23 de marzo de 2007, Francisco Sánchez Gómez, conocido artísticamente por Paco de Lucía, fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz (UCA). El evento tuvo lugar en el salón de actos de la Escuela Politécnica Superior de Algeciras. Creo que, en ese momento, no pudo haber otro evento que diera más categoría a esta pequeña ciudad. La investidura de un doctor es siempre un acto solemne en el que la comunidad universitaria reconoce los méritos contraídos por una persona. Pero si esa persona ha nacido en esta ciudad y toca la guitarra como la toca, Algeciras debe estar doblemente orgullosa.

pacolu1

Paco de Lucía es un genio. Lo es como compositor, como ejecutor a la guitarra de esas composiciones y como persona. Tiene las manías y las extravagancias de los genios. Su aspecto, descuidado a veces, recuerda a aquel otro genio, Einstein, que se paseaba en zapatillas y en batín por los pasillos de la universidad. Si el alemán fue un virtuoso de las fórmulas matemáticas, éste, el algecireño, lo es con las notas de la guitarra.

Paco es el responsable de que el que esto escribe quisiera aprender a tocar la guitarra. Aún recuerdo cuando escuché por primera vez su pieza de “Entre dos aguas”. Tanto me llegó que durante toda la canción, los estremecimientos de aquel niño que yo era fueron in crescendo. Me preguntaba a mí mismo: “Pero ¿esto qué es?”, sabedor de que esa canción que yo acababa de descubrir me acompañaría toda la vida. Aún se me ponen los pelos de punta cuando la escucho y os aseguro que me ha ocurrido sólo con un puñado de canciones.

pacolu2

Hubo en esos días cierto sector de la prensa que, sin llegar a censurar abiertamente la concesión del grado de Doctor Honoris Causa a Paco, sí que se sintieron molestos. También ocurrió en ciertos sectores académicos. Igualmente en las columnas de los periódicos locales y en los pasillos de los aularios. Gente, toda ella, molesta porque el guitarrista no tiene estudios y es autodidacta. No tuvieron en cuenta que Paco no es cualquiera. Es un genio reconocido en todos los países del mundo porque es único. Cuando nos falte, nos daremos cuenta de que hemos sufrido una pérdida irreparable.

Yo me hago una reflexión. Los primeros profesores de la primera universidad del mundo no serían profesores titulados, sencillamente porque no había nadie que previamente los hubiera titulado. Pero seguro que serían los hombres más sabios en su materia. Y a nadie se le ocurrió en aquel entonces cuestionar su validez como docentes. Lo que quiero decir es que si existiera una cátedra de flamencología, Paco sería la persona ideal para ocuparla. Con el tiempo los alumnos saldrían titulados y a nadie se le ocurriría debatir sobre la legitimidad del catedrático, que seguiría siendo un hombre sin estudios y sin títulos.

Enhorabuena, Paco, nos sentimos muy orgullosos.

El acto (fuente: Europa Sur)

europa

Paco de Lucía, volvió a demostrar ayer la profunda admiración y respeto que despierta entre sus innumerables admiradores. Ayer fue su gran día porque, como el mismo confesó, su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz (UCA) es el reconocimiento más especial de los tantos que ha recibido a lo largo de su trayectoria. El flamenco se pudo escribir con mayúsculas gracias al guitarrista en el solemne acto que tuvo lugar en la Escuela Politécnica Superior de Algeciras y se acercó, un poco más, a la universidad. La tarde no sólo fue de Lucía, sino de todos los flamencos andaluces.

 

lucia_paco_3Paco de Lucía se convirtió en estrella de las listas de éxitos en 1973, con la rumba Entre dos aguas, que conquistó a un público más joven que se interesó por primera vez por la guitarra flamenca. Esto influyó además para que sus álbumes de la época, El duende flamenco de Paco de Lucía (1972) y, sobre todo, Fuente y caudal (1973), incrementaran su difusión y le valieran una fama que empezaba a exceder los límites del género. Dos años después, su actuación «para todos los públicos» en el Teatro Real de Madrid haría historia. Un nuevo trabajo, Almoraima (1976), mostraba su voluntad rupturista y daba sobradas pruebas de una personalidad consolidada. Pergeñaba ya entonces el proyecto de formar un grupo, y lo iba a lograr unos años después. En aquella época se sentía lo bastante afianzado como para formalizar su relación con Casilda Varela tras ocho años de noviazgo y, pese a la oposición familiar, se casaron en Amsterdam en enero de 1977; desde entonces han permanecido unidos junto a sus tres hijos, Casilda (1978), Lucía (1979) y Curro (1983). (En la imagen, la portada del álbum ‘Entre Dos Aguas’).

La Coral Universitaria abrió el acto de investidura con el Canticorum para preceder la entrada del homenajeado, lo que provocó, inevitablemente, un inmediato y rotundo aplauso de las más de 400 personas que quisieron compartir la designación del algecireño.

 

Seguidamente, el rector de la Universidad gaditana, Diego Sales, declaró abierta la sesión con la que Francisco Sánchez Gómez, Paco de Lucía, pasó a convertirse en Doctor Honoris Causa. Una decisión que fue tomada por el Claustro de la Universidad en octubre de 2005 y que, ayer, fue materializada desde la más sincera devoción de todos los presentes.

 

Tan sólo una ausencia, la de la madrina del acto y vicerrectora de Extensión Universitaria de la UCA, Virtudes Atero Burgos, que no pudo asistir por enfermedad. Por eso, fue el director del secretariado de dicho centro, Cándido Martín Fernández, el encargado de recorrer la trayectoria del guitarrista, que bajo la firma de Atero tomó forma en el tradicional Laudatio.

 

La madrina del acto resaltó dos de las cualidades fundamentales de Lucía para ser investido Honoris Causa: su nacimiento y crianza en la provincia de Cádiz, y su papel en la profunda transformación experimentada en la música flamenca de las últimas décadas.

 

“Lo popular, lo andaluz y lo flamenco han sido incorporados por Paco del Lucía al ámbito artístico de lo culto, al que de hecho pertenecen”, destacó Atero, para añadir que con él “la disolución de las fronteras de la cultura se materializa en su música como un estado de transición entre pasado y futuro, pero también como un hecho transcultural en el que la distancia y los idiomas se desintegran a favor de una creación radicalmente novedosa”.

 

pacodelucia-recitaldeguitarra-frontY es que Atero no quiso pasar por alto los comienzos humildes de una de las figuras más aclamadas del panorama musical contemporáneo, no sólo en el género del flamenco, y su gran capacidad para impregnarse del mestizaje musical de otras tierras, para después aplicarles su inconfundible punteo y convertirlas en un género en sí mismo.

 

Paco de Lucía no ocultó su emoción al tener que levantarse para recibir la investidura universitaria. Entre el más absoluto de los silencios, el rector le hizo entrega del birrete laureado, el Libro de la Ciencia, el Anillo de la Antigüedad, así como la medalla y los guantes de la UCA, acompañando cada entrega con los juramentos protocolarios de los nombramientos Honoris Causa.(En la imagen, portada del disco de Recital de Guitarra de Paco de Lucía. 1986).

 

Fue entonces cuando Paco de Lucía tomó el turno de palabra, tan esperado por lo allí presentes, y desveló una sorprendente humildad. El guitarrista confesó su nostalgia por la escuela, “por no haber aprendido a aprender”. Por eso, recalcó que, aunque se ha sentido agradecido y ha considerado un estímulo los numerosos reconocimientos recibidos a lo largo de estos últimos años, “cuando me enteré de la decisión de la Universidad de Cádiz sentí algo diferente”.

 

“Siempre me he considerado la antítesis de la educación formal. He sido siempre un callejero y un autodidacta en toda la extensión de la palabra”, indicó. Pero, para el guitarrista, esto no es sinónimo de ignorancia, sino de dedicación y vocación: “todo un orgullo con un componente de esfuerzo y dignidad”.

 

20060531175912-foto-paco-de-lucia-blogDespués de un largo período alejado de la composición y recluido en su casa familiar de Mirasierra, dejó Madrid para pasar dos años en Playa del Carmen, su paraíso mexicano, donde proyectaba vivir su retiro en un futuro que anunciaba no lejano. Allí nació su trabajo Cositas buenas (2004), en el que, entre tangos y rumbas, se dan cita muchas voces amigas y la del propio guitarrista, que rescata del archivo la bulería Que venga el alba, para unirse por primera vez en el canto a su «primo» Camarón.(En la ilustración, la portada del álbum ‘Cositas Buenas’).

Además, el propio Paco de Lucía quiso hacer hincapié en que con el paso de los años cada vez le importan menos los homenajes, premios, reconocimientos, halagos, y demás “palmaditas en la espalda”. “De mayor lo que me interesan son las voces de unos pocos. La de mi mujer, la de mis padres, y la de mi pueblo Algeciras”, apuntó el guitarrista, con lo que consiguió poner en pie al ya entregado público.

Con la interpretación de Amarillos, de Juan Alfonso García, la Coral dio paso a la Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, que volvió a insistir en la faceta innovadora y revolucionaria del artista flamenco y, para ello, emuló las palabras del propio homenajeado: “si el flamenco no evoluciona, muere”.

 

Torres aprovechó para adelantar su compromiso personal y el de la Junta en difundir y hacer universal el arte andaluz. “Gracias por tejer un mapa mundi de seis cuerdas y por estar con nosotros como un andaluz más, como un flamenco más”, despidió su intervención la consejera.

 

pacodeluciaanto1El acto ya tocaba a su fin, pero el rector de la UCA, Diego Sales, leyó unas palabras enviadas por la Ministra de Cultura, Carmen Calvo, antes de comenzar su discurso de clausura.

 

Salas resumió el espíritu de la cita resaltando que el homenaje al guitarrista algecireño significaba el reconocimiento a su trayectoria musical y al flamenco en general. “En suma, este acto no es sólo el modo en que nuestra universidad su condición de luminaria fundamental de la historia flamenca, sino también una forma de paliar, siquiera en parte, la alta deuda que con el flamenco tienen contraída la universidad, en general, y la universidad andaluza, en concreto”, concluyó el rector.

 

A la salida de la Escuela Politécnica la sensación fue unánime. El acto había superado, con creces, las expectativas de todos los asistentes. También hubo un comentario común, el de que la música, el baile y el toque flamenco pasen a formar parte de la Universidad gaditana.

1117534546296

Durante los Premios Príncipe de Asturias, en Oviedo. Los Príncipes de Asturias, Don Felipe y Doña Letizia, junto al guitarrista Paco de Lucía, (con su hija Antonia en brazos) al finalizar el concierto Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2004. 20 de Octubre de 2004. (Foto: Manuel H. de León).



000. UN POCO DE HISTORIA.

26 03 2009

El nombre Algeciras procede del árabe Al-Yazira al-Jadr, “la isla verde”, por la isla que se encontraba frente a su costa antes de ser anexionada al puerto. También podría proceder de Al-Yaz’ir (”las islas”). Este nombre le fue dado en el año 711 por los primeros musulmanes llegados a la península ibérica. Anteriormente, en época romana la ciudad situada en lo que hoy es el centro de la ciudad fue llamada Iulia Traducta nombre que hace referencia a que fue poblada por disidentes al imperio romano procedentes de Tánger “transportados” a la península. Aparece designada también como Tingentera, interpretada como Tingis altera o “la otra Tingis”, y como Iulia Ioza en púnico.

El gentilicio es algecireño y procede del nombre castellano (Algeciras). Como en otras ciudades de la zona, (La Línea, Gibraltar, Ceuta,…)  a sus ciudadanos se les conoce por un gentilicio popular, así a los algecireños se les llama especiales. El origen de este gentilicio popular es incierto.

La situación de la ciudad de Algeciras es estratégica: en el extremo sur de la península ibérica en el interior de una amplia bahía que toma su nombre. El término municipal está delimitado por el río Palmones que lo separa del municipio de Los Barrios al norte y el Arroyo del Pilar que lo separa del municipio de Tarifa al sur. El frente marítimo de la ciudad está en contacto con las aguas de la Bahía de Algeciras y las del Estrecho de Gibraltar.

En el frente litoral de Algeciras pueden diferenciarse dos zonas. El área del Estrecho, desde los límites con el término municipal de Tarifa hasta la playa de Getares, posee zonas alternas de acantilados sin urbanizar y calas de pequeño tamaño donde destacan los accidentes geográficos de Punta Carnero, Punta del Fraile, o Punta del Acebuche. El resto del área, desde la playa de Getares hasta el río Palmones, posee zonas de costa baja y playas urbanizadas como las playas de El Rinconcillo, Getares o las ya desaparecidas playas de los Ladrillos o del Chinarral, salvo en zonas puntuales como Punta de San García, La Cornisa o el propio frente de las Villas Vieja y Nueva donde el terreno asciende abruptamente. El litoral del término municipal tiene unos 7,030 kilómetros de playas, 5,810 kilómetros de acantilados, principalmente en Punta Carnero, 6,540 kilómetros de costa baja sobre todo en la zona del Estrecho y 2,870 kilómetros pertenecientes al frente de la ciudad. /WP.

La calle Convento, en una instantánea del año 1909.